HOME INDUSTRIA NAVAL METALMECÁNICA GRANDES OBRAS INSTITUCIONAL news Asocianiones Contacto Presidente

NOVEDADES

30 DE SEPTIEMBRE 2015
La industria Naval, Recuperación de Capacidades y Nuevos Proyectos
En el marco de Defensa de la Industria, la exposición realizada entre el 23 y el 26 de setiembre que vinculó a las principales empresas e instituciones dedicadas a la ciencia, la tecnología y la industria para la defensa en el predio ferial Costa Salguero, tuvo lugar la conferencia “La industria naval, recuperación de capacidades y nuevos proyectos”.

Con la moderación del director de Tandanor, Adrián López, disertaron el secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Santiago Rodríguez; la secretaria de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, Mariana González; el presidente de Tandanor, Mario Fadel;  el dirigente de la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), doctor Horacio Martínez, y el presidente de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval, licenciado Miguel Sánchez.

 

La reconstrucción y modernización del Rompehielos Almirante Irizar y la reparación de media vida del submarino San Juan en el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR), que comprende a los astilleros Tandanor y Almirante Storni, son dos hitos fundamentales de la reactivación de la industria naval argentina, que supo ser pujante pero fue una de las más golpeadas por el desguace de la industria nacional dado en los años ’90. Hoy vuelve a crecer asumiendo nuevos desafíos e impulsando al resto de las industrias, apuntalada en proyectos de inversión estatal.

 

“Recuperamos un esquema sistémico de capacidades y eso nos permitió poder ponernos a pensar que efectivamente podemos tener una de las mejores industrias navales del mundo”, afirmó el licenciado Santiago Rodríguez en la conferencia realizada en el marco de la muestra: “El 80 por ciento de las empresas tecnológicas que se presentan acá se crearon en los últimos 10 años, de modo que esta muestra hace 10 años no se podría haber hecho porque no había nada”.

 

“En estos momentos se debate un modelo de país –puntualizó el Secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa–: uno estratégico, que incluye a la industria y genera empleo, y otro que no es inclusivo y que ya lo vivimos en los 90. Estoy convencido de que falta mucho, pero que este es el camino”.

 

Rodríguez también destacó que este proceso de recuperación de la industria naval necesita de los actores estratégicos del Estado como CINAR, pero también es imprescindible el protagonismo del capital privado.

 

A su vez, la secretaria de Coordinación Económica, Mariana González, a cuyo cargo está actualmente el área de puertos y vías navegables, repasó la reciente política industrializadora, que en los últimos 10 años supo crear 6.100 nuevas PyMEs en la Argentina, y resaltó la capacidad de la industria de la defensa como productora de bienes de capital, y en particular de la industria naval, para “generar capacidades duales que sirven para otras cosas, para aprovechar la inversión pública al máximo”.

 

Fadel, de Tandanor, anunció que el astillero nacional acaba de poner en marcha el primer motor generador del Nuevo Irízar. Desde su recuperación en 2007 después de su vaciamiento, cuando contaba con sólo 150 trabajadores, Tandanor realizó además de la modernización del Irízar la reparación de 900 buques. Más de la mitad pertenecen a usuarios privados, y un 25% son exportaciones, es decir, buques de la región y del resto del mundo. La necesidad de mano de obra especializada, que por la pérdida de la continuidad de la actividad en aquellos años ya no existía, llevó a rescatar las capacidades residentes en veteranos de la Armada Argentina, que capacitaron a 60 jóvenes para la reparación de media vida de submarinos: “Lo más importante de la recuperación de Tandanor de la constitución del complejo naval argentino, fue haber confiado en nuestra gente”, sintetizó Fadel.

 

Los dos representantes de la industria privada, por su parte, remarcaron la importancia del Decreto 1010/04 del presidente Néstor Kirchner, fundado en la necesidad de recuperar la marina mercante argentina.

 

“Somos conscientes de nuestra posibilidad de traccionar a muchos sectores industriales”, afirmó en este sentido Martínez, titular de la FINA, quien manifestó: “No podemos sentir otra cosa que felicidad ante esta exposición, y señalar que en este lugar no estamos solos, que formamos parte de una mesa de concertación de la industria naval argentina, donde están las empresas, los sindicatos, universidades, y que eso nos da un peso para diseñar propuestas, no pensando individualmente sino a partir de lo colectivo, que es nuestro país”.

 

Sánchez también se remitió al proceso histórico que llevó a la Argentina de tener una de las flotas mercantes más grandes del mundo a la crisis total generada por las políticas neoliberales, cuando se decidió ignorar el potencial que representan para la economía nacional los miles de kilómetros de costas fluviales y marítimas: “Obviábamos lo obvio, sin circuitos fluviales y sin circuitos marítimos, cuando tenemos”.

 

“Buscamos simplemente aportarle al país más desarrollo, mas inclusión social, masa valor agregado, sustituir importaciones para aportar divisas; queremos barcos hechos en argentina, por argentinos y bajo bandera argentina”, resumió, a la vez que se manifestó por un nuevo marco legal para impulsar la navegación comercial y la industria naval.

 

Más información: www.defindustria.gob.ar

 

 

- SITIO WEB DESARROLLADO POR SERIE CERO -